Saturday, July 7, 2007

El jinete y su montura I

El tema del jineterismo me es familiar en el mismo sentido que le es familiar a muchos otros, como un fenomeno que hemos rotulado asi en Cuba desde principios de los 80 y que esta asociado al vinculo con turistas o extranjeros. El termino existia desde antes, asociado al engaño, la estafa en sentido general.

De forma particular, el tema me ha llegado a la consulta en pacientes y parejas que han tenido conflictos con cubanos o cubanas con los que se han casado o con los que han llevado relaciones por un tiempo. Debo decir que estas personas no vinieron a verme porque yo sea un terapeuta cubano sino simplemente por pura casualidad. Tambien informo mi opinion a partir de gente que he conocido quienes han tenido relacione con cubanos o cubanas.

Lo primero que me salta a la vista en los comentarios del forum es el pretender u dar por sentado que el jineterismo es un fenomeno sui generis, algo que solo pasa en Cuba, que es especial, unico. Se me ocurre que ese caracter "especial" lo encuentro no solo en esto del jineterismo sino que es mcuho pero mucho mas abarcador, es una categoria que forma parte del narcisismo cubano, el pensarnos especiales, cuando en realidad obedece a puro desconocimiento de los determinantes de una situacion dada.

En esencia, yo sugiero pensar el jineterismo dentro de dos grandes conextos. El primero es la pobreza. El segundo es el de las llamadas parejas "bi-raciales" o "bi-culturales". Son terminos que he aprendido en ingles, y la traduccion suena muy fea, pero son los que tengo.

Lo que intento decir es que he visto el mismo tipo de relaciones entre personas del "primer mundo" y personas de paises pobres que las que vemos en el caso de cubanos. Sin mas ni mas. Me es familiar en mi practica, sin ir mas lejos, el caso de canadienses y mexicanos, asi como el de canadienses y rusos, por mencionar dos ejemplos solamente. En esencia, no veo diferencia alguna. En lo particular, si hay diferencias.

Mas familiar aun me es el caso de parejas que provienen de dos culturas y/o de dos idiomas diferentes y de los muchisisimos problemas, malentendidos y dificultades en los que se ven envueltos y de los que muchas veces, aun con ayuda profesional, no pueden salir.

En el caso de las relaciones entre canadienses y cubanos, se dan estos dos contextos de manera muy clara. Una persona pobre, con una educacion diferente, y un idioma diferente que se casa con alguien del primer mundo, que habla ingles. Es lo mas general que pude pensar. El caso critico es, por supuesto, una persona pobre, sin educacion, que no habla ingles, y que es mucho mas joven que su partenaire canadiense. Sencillamente, a gozar con La Sinfonica.

Caso numero uno: En un vuelo de regreso desde La Habana, se me sienta un canadiense al lado, comenzamos a hablar y me cuenta que acaba de conocer a una "chica" (no se por que carajo cuando se habla de conocer a alguien en cuba se habla de chicos y chicas, un termino que no usamos jamas en cuba, donde generalmente se usa la palabra muchacho(a)) en un hotel, que estuvieron juntos por una semana, y que el estaba "in love", que el sabia que habia una gran diferencia de edad (13 años) y que, he aqui lo mejor, ella no hablaba nada de ingles. I mean...NADA. El y yo seguimos en contacto, el viajo varias veces a cuba, hablaban todas las semanas con el uso de un interprete (usaban un 3-way, el hablaba, el interprete traducia, etc.). En un viaje posterior yo le lleve algunas cosas a la "chica" y me di cuenta de varias cuestiones problematicas. Ella era una prostituta de "clavo pasao" y era analfabeta. En serio, tenia 3ro o 4to grado de primaria y no sabia leer. Tenia un hijo de unos 7 años, tambien.

Este señor canadiense rompio con aquellos amigos que trataron de hacerle comprender lo serio de la situacion. Incluso cuando el visitaba La Habana, personas que la conocian a ella, le dijeron que en su ausencia ella continuaba practicando la prostitucion. Yada-yada-yada....Aquello termino tres años mas tarde, ella vino a canada con su hijo, vivieron solo un mes juntos.

Hay muchos mas detalles, pero los que he dado son mas que suficientes para sustentar mis comentarios.

Lo primero que me sugiero cambiar es el angulo desde el que se mira el fenomeno. Todas estas mujeres -incluido el canadiense del ejemplo anterior- se sienten y se proponen como las victimas de afanosos, habilidosos jineteros y jineteras, que los seducen y los abandonan. Provocan, correctamente pienso, la ira, el desprecio, la verguenza, etc., en aquellos que conocen de lo que les han hecho. Ese es el analisis tipico que, repito, me parece justo. Es, sin embargo, insuficiente. Pienso que debe ser compensado con un analisis, una mirada hacia aquellos que van y persiguen ese amor en La Habana que es almirante y embajador. Y eso es lo que hare en la segunda entrega, hablar de la montura.

7 comments:

Medea said...

El fenomeno es sin dudas universal... es lo que se dio en llamar en su tiempo " matrimonio por interes", casi siempre en parejas tan dispares que era evidente que amor no podia haber. Eso hasta ha estado bien visto, y creo que es un enfoque muy practico ante la vida. Asi que espero tus comentarios sobre " la montura".

Charo said...

Dr. A mí se me ocurren varias preguntas. ¿Qué es un jinetero? Y hablando de género, me remitiré sólo a los hombres, ya que, en el género femenino, parece ser que no cabe dudas: el sexo es el motor. ¿Pero, en Cuba, un jinetero, es un hombre que se "vende" o mejor dicho, que "compra" por dinero, como una jinetera? ¿O un jinetero es un "middleman" que consigue en el mercado negro, por medio de comisiones, "lo que sea" para un extranjero, léase, tabaco, paladares, alquiler de carros, visitas turísticas y "muchachas"?
Entonces, ¿todo trabajador turístico "legal" que "enamora" a una extranjera, es un jinetero? O mejor aún, cualquier hombre cubano, de cualquier estrato social, que tenga una relación con una extranjera, ¿es un jinetero? Otra pregunta, ¿es imposible, desde su punto de vista, que una mujer extranjera, que no hable español (o sí), tenga una relación "real" con un hombre cubano? Yo también espero su siguiente entrega respecto a "la montura", pero espero que tenga un tiempito para contestar todas estas dudas... ¡gracias!

Rodrigo said...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

Charo said...

No sé el motivo por el cual usted no me responde, doctor... y sigo esperando...

parejanoverbal said...

Charo, todas esas acepciones caben. En cualquiera de esos casos se aplica el termino jinetero(a). En realidad, cualquier contacto con un turista o un extranjero ha llegado a ser etiquetado como jineterismo. En cualquier situacion en la que el extranjero pague por algo que el cubano no puede pagar el mismo, ahi la gente habla de jineterismo. Y no, no es imposible que sin hablar el mismo idioma la gente, de cualquier lado, se enamore. Lo unico es que es mucho mas dificil pues a traves de la palabra se genera mucho de la atraccion que sentimos por alguien. La quimica es la quimica, esta claro, pero los poderes de la palabra son esenciales, en eso de compartir nuestras versiones individuales de la lahistoria. En el caso del tema que nos ocupa, al existir la desigualdad en tantos aspectos (educacion, economia, etc) pues el hecho de que no hablen el mismo idioma hace mucho mas sospechoso el asunto.

Charo said...

Gracias!

COA said...

muy deacuerdo con su articulo y a la vez triste por lo crudo de la realidad, lo unico que puedo opinar es que si quieren enamorarse lo hagan dentro de un entorno parecido al suyo, donde no salgan lastimados o explotados, ahora que relaciones reales podrian darse, pero no por ser "reales" quiere decir q sean buenas